El acusado es Leonel Alejandro Amarillo, alias “Seis Dedos” de 19 años de edad quien fue declarado culpable de homicidio simple reiterado en tres oportunidades. El hecho ocurrió en noviembre de 2017, cuando Amarillo decidió matar de once puñaladas a su amigo, con el que había estado bebiendo alcohol minutos antes. Luego atacó al padre del joven a quien le dio siete, y a la madre a la que asesinó en la vereda de la vivienda, de 19 cuchillazos.

Un joven, su padre y su madre habían sido asesinados a puñaladas en la madrugada del 29 de noviembre de 2017 en una casa de San Miguel. Por el triple crimen fue detenido, acusado y condenado un joven de 19 años apodado «Seis Dedos» que, momentos antes, había estado en la vivienda tomando bebidas alcohólicas con el menor de las víctimas.

El joven asesinado -Pablo Danti- presentaba 11 puñaladas en el cuello, en la cara, la nuca y brazos; su padre recibió siete, especialmente en la cara y el cuello; y su madre 19 heridas en el cuello, tórax, brazos y manos.

El hecho ocurrió cerca de las 2 de la madrugada en una casa ubicada en la calle Las Tres Marías 369, casi esquina Azcuénaga, de San Miguel, donde fueron encontrados asesinados Pablo Javier Danti (36), su padre Rubén Ismael Danti (62) y su madre Inés Gómez (64).

Todo comenzó cuando los vecinos comenzaron a escuchar gritos desesperados en la calle por parte de Inés Gómez, quien pedía auxilio.

Varios vecinos de casas linderas se asomaron y observaron que la mujer se hallaba tirada en el piso totalmente ensangrentada y a un joven que huía corriendo, por lo que llamaron de inmediato al 911.

Los policías de la comisaría que llegaron al lugar determinaron que la mujer ya se encontraba fallecida producto de varias heridas cortantes en el rostro y en sus brazos, y observaron que la puerta de la vivienda se encontraba abierta y tenía unos vidrios rotos.

Al ingresar, los policías hallaron asesinado a Pablo Danti en el comedor y a su padre en un pasillo, ambos también con heridas cortantes, y la casa toda revuelta.

Los policías que investigaron el hecho declararon ante el jurado que Pablo Danti, padre de tres hijos pequeños, había estado tomando bebidas alcohólicas con un joven conocido suyo del barrio al que apodaban «Seis dedos», quien también fue identificado por los vecinos cuando lo vieron salir corriendo de la casa.

Por esta razón, los investigadores fueron a buscarlo y finalmente lo hallaron con sus ropas ensangrentadas a unas ocho cuadras de la escena del crimen, en la calle Rodríguez Peña y Maestro Ferreyra, por lo que fue detenido y llevado hasta la comisaría 3a. de San Miguel Oeste.

Lo que no quedó probado más allá de toda duda razonable fue el móvil del crimen. La fiscalía pidió la prisión perpetua porque consideró que el acusado mató para robarle a la familia (homicidio criminis causa). Pero la defensa pública logró probar que esto no fue así. Que no hubo robo alguno ni intento de robo.

Por el contrario, los defensores Chirinos y López quisieron encontrar alguna explicación para tanta saña y, basados en informes periciales, intentaron demostrar que el acusado era inimputable por sufrir de trastornos psiquiátricos que le impedían comprender la criminalidad del acto.

Pero esta defensa no prosperó y, por eso, el jurado lo declaró culpable por unanimidad del delito menor incluido de homicidio simple en tres ocasiones. 

Fuente: Asociación Argentina Juicio Por Jurados

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.