La mercadería estaba envasada y preparada en cajas para ser exportada de contrabando. En estos últimos días, el Ministerio de Desarrollo decidió donarla a comedores de José C. Paz, San Miguel, Moreno, entre otros.

Tras operativos dispuestos por Senasa y el Ministerio de Agricultura y Ganadería, se decomisaron más de 30.000 kilos de carne vacuna que fueron adquiridos por una firma que no estaba inscripta para negociar en el rubro. Las investigaciones se desarrollaron en marzo de este año y la mercadería se encontraba en frigoríficos utilizados como depósito para no coetar la cadena de frío.

Al no ser reclamado por sus compradores, por lo cual se estima que el fin de la compra era negociarla de contrabando, se decidió realizar una donación a comedores y parroquias de Buenos Aires y CABA.

Como parte de los resultados de los operativos de inspección a establecimientos frigoríficos que el Ministerio de Agricultura y Ganadería puso en marcha a partir de comienzos de año, se dispuso por parte de Senasa «la intervención» de mercadería depositada en los establecimientos operados por Santa Faz S.A., ubicado en Ruta 8 y Solís, en la localidad de José C. Paz, y por Bajo Cero S.A. en la localidad de Ituzaingó. La mercadería intervenida consistía en carne envasada para exportación, por un total de 30.455 kilogramos, dispuesta en 1230 cajas de aproximadamente 24 kg de producto neto en cada una (224 cajas en Santa Faz y 1006 en Bajo Cero).

Las autoridades constataron que «dicha mercadería había sido producida para su exportación, consistiendo en cortes congelados obtenidos a partir de medias reses y cuartos delanteros vacunos de los que aparece como adquirente original la firma Huachana S.A. (C.U.I.T. Nº 30-69974049-3), la cual nunca contó con inscripciones en el Registro Unico de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA) en ningún rubro relacionado con el mercado de ganados, carnes, sus productos y subproductos», según señala la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario.

«No estando la misma habilitada para comercializar y, menos aun, para exportar mercadería de esa índole, motivó que se solicitara al Servicio Nacional de Sanidad Animal la intervención sobre la mercadería», señala la disposición de la DNCCA que firma su titular, Luciano Zarich.

La intervención fue dispuesta por el Senasa el 16 de marzo de este año. «Transcurridos más de tres meses desde la intervención de dicha mercadería y pese a los reiterados y conducentes intentos de la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario por determinar el origen lícito y la propiedad de la misma, ello sigue siendo desconocido. Con lo cual la misma reviste el carácter de “res nullius”, de cosa sin dueño», señala la resolución emanada de la DNCCA el 12 de julio.

«Por otra parte, no habiéndose acreditado la identidad del propietario de dicha mercadería ni, consecuentemente, su origen lícito, es de aplicación al caso lo normado en el Artículo 27, inciso c), 2° párrafo de la Ley N° 21.740», esto es, «el decomiso de la mercadería (ganados y carnes, sus productos y subproductos) cuando no se justifique el origen lícito, o cuando se invoque o exhiba, con relación a ella, documentación falsa o adulterada».

Fuente: Página/12

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.