Surgida en Los Indios de Moreno, Florencia estuvo jugando en los últimos tiempos en el Empoli de Italia, adonde pasó a préstamo luego de hacer una experiencia en el Famila Schio, uno de los clubes más importantes del básquetbol femenino de aquel país que la contrató cautivado por su talento.

Naturalmente escolta, en Italia empezó a profundizar su juego como base y se fue convirtiendo en una perimetral cada vez más completa. En aquel país, al que llegó como menor de edad, estuvo viviendo en la casa de un dirigente del club con la familia de este y hace no mucho se mudó, teniendo que pasar momentos difíciles cuando la pandemia de coronavirus la obligó a estar sola buena parte del tiempo pese a vivir en un complejo con varias de sus compañeras en departamentos aledaños.

Amante de la cocina y de la responsabilidad a la hora del cuidado de su cuerpo para alcanzar el más alto rendimiento pese a su corta edad, el talento de Chagas pronto en su preadolescencia se hizo notar entre los reclutadores.

Así fue que participó de varios campus NBA, en los que coincidió justamente con Bolmaro y otros jóvenes cracks argentinos como Francisco Cáffaro y Francisco Farabello, ambos hoy en universidades estadounidenses. En uno de esos eventos, en 2017, fue elegida como la MVP (Jugadora Más Valiosa) del partido entre un combinado con las juveniles más talentosas de Estados Unidos y del resto del mundo.

Con los pies sobre la tierra pero consciente de lo que empezaba a significar su figura en el ambiente y el particular arrastre que empezó a cosechar en las redes sociales, el año pasado, en una entrevista con Clarín, aseguró: “Me gusta contar mi historia, que las nenas puedan saber un poco cómo fue todo mi esfuerzo y de mi familia, que fue lo más importante para lograr mis sueños. No lo siento como un peso o un compromiso, sino como algo que puede ayudarles”.

En cada seleccionado juvenil que integró, Florencia se destacó no sólo en el equipo argentino sino también considerando a sus competidoras: fue autora del primer triple-doble (tres ítems estadísticos con doble dígito) en la historia de los Mundiales femeninos U17 y fue la segunda máxima goleadora del Mundial U19 de 2019.

En ese mismo año debutó en el conjunto mayor, con el que jugó el preclasificatorio olímpico.

Se hablaba, líneas arriba, de la particular pasión que tiene Flor por los cuidados de nivel profesional. Más allá de lo que trabaja con sus equipos, en casa ella misma se ocupa de su dieta, se cocina y también planeó estudiar Nutrición.

“Siempre me gustó cocinarme porque soy muy particular con eso y me cuido mucho”, le explicaba a este diario. “Después de empezar a darle importancia, noté un cambio muy importante -aseguró-. Me ayudó en la resistencia, la recuperación, el descanso… Para descansar bien, tenés que saber cómo se digiere cada cosa. Y también me sirvió mentalmente”.

En la noche de este jueves, su talento y su esfuerzo combinados rindieron un fruto que el básquetbol argentino jamás había conocido: ser la primera argentina en la historia elegida en el draft de la WNBA.

Fuente: Clarín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .