Un estudiante de 18 años que estaba de viaje de egresados en Bariloche fue arrojado desde el segundo piso del hotel donde se alojaba, tras una discusión entre dos contingentes estudiantiles de la provincia de Buenos Aires. La víctima sufrió fracturas múltiples en un brazo y traumatismos en todo el cuerpo.

El joven había viajado a la ciudad de Bariloche junto con sus compañeros de promoción del Instituto Santa Catalina, del partido bonaerense de Moreno. El grupo venía manteniendo discusiones con egresados del colegio religioso María Luisa Clarac, de Gregorio de Laferrere. Ambos contingentes comparten el hotel Pioneros, ubicado a 2,5 kilómetros del centro de Bariloche.

Los problemas entre ambos grupos venían repitiéndose durante los últimos días, pero el sábado la situación se agravó y una fuerte discusión terminó con un estudiante del colegio Santa Catalina empujado desde un segundo piso por integrantes del otro contingente.

En principio, el caso quedó a cargo del fiscal de turno, Martín Govetto, quien realizó las primeras investigaciones, caratuló la causa como “lesiones graves” y notificó a los cinco estudiantes que luego fueron autorizados para regresar a Buenos Aires, desde donde seguirán el proceso. Sin embargo, este lunes la fiscal jefe, Betiana Cendón, se hizo cargo de la investigación y adelantó que evalúa cambiar la carátula a “tentativa de homicidio“.

“Todavía es prematuro poder transmitir algo, pero es un caso de extrema gravedad“, sostuvo la fiscal en diálogo con Radio Seis de Bariloche, y agregó que “no es solo la lesión sino el contexto en que se produce, por eso estoy evaluando la tentativa de homicidio”. Durante la jornada del lunes, Cendón se hizo presente en el hotel para seguir recolectando pruebas, realizar una inspección ocular junto a personal de criminalística y recabar nuevos testimonios.

La denuncia formal fue radicada el mismo sábado por la noche por el propio joven y su madre, quien había viajado a Bariloche como familiar acompañante. En la denuncia, la mujer ratificó que los estudiantes de ambos colegios tuvieron conflictos cada vez más violentos durante su estadía, algo que fue advertido al coordinador de la empresa de viajes, que en principio no habría tomado medidas concretas para evitar las peleas.

Además, según confirmó la fiscal, la empresa no radicó denuncia alguna luego de producirse el hecho y la Policía rionegrina recién se enteró de lo sucedido cuando fue notificada por personal del Sanatorio San Carlos, donde el joven fue asistido. El estudiante fue dado de alta este lunes y tanto a él como a su madre se les tomó ampliación de sus declaraciones iniciales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .