El pasado 25 de enero, Virginia fue acusada por error de haber asesinado a su madre en su domicilio de Bella Vista. La realidad es que la mujer, de 82 años, falleció luego de luchar contra una enfermedad terminal.

A través de una versión policial que habían hecho circular a los medios que cubrimos en la zona de San Miguel, se dio cuenta del asesinato de una persona adulta, quien fue encontrada muerta en su domicilio ubicado en Azopardo al 600 de Bella Vista.

En la primera versión, se dijo que la hija tenía problemas psiquiátricos y estaba siendo analizada. Además, habían secuestrado una almohada y, a través de un audio, contaban que no la podían controlar”. La primera teoría fue la del asesinato y los policías llegaron al hogar con esa sospecha. De ahí en más, todo lo que sucedió dentro y fuera, se manejó bajo ese protocolo.

Como agravante a toda la historia, el padre de Virginia, marido de Amanda, había sido encontrado caminando por las vías del Tren San Martín, desorientado.

Para poner un orden cronológico, vamos a ir contando como sucedieron las acciones, según el relato de Virginia, con quien nos entrevistamos en Bella Vista. Cuenta que su padre le había dicho temprano que parecía que su mujer “no pasaba de hoy”, en referencia a que Amanda estaba muy mal de salud.

15:00 horas: El padre de Virginia, quien habitualmente, a las 18 horas iba a una plaza cercana a caminar, decidió salir 3 horas antes.

16 horas: Vecinos dan alerta al 911 de un hombre de avanzada edad caminando por las vías del tren. Cuando llegan los policías, el hombre les cuenta que ya no tenía sentido su vida, que su mujer estaba muy enferma. Lo trasladan a una comisaría cercana.

16:30 horas: Amanda se desvanece en un sillón de un living. Virginia llama al 911 ya que no recordaba el número de la ambulancia para solicitar una. Dice haberle hecho maniobras de RCP a la madre.

16:45: Fallece Amanda.

17:10 horas: Móviles policiales se dirigen a Azopardo al 600. Llegan con cierta sospecha, ya que el padre de Virginia se encontraba en la comisaría y relacionaban que podría haber ocurrido algo más que una muerte natural.

17:15 horas: Ya con los policías en el hogar, se constata el deceso de Amanda. Virginia había limpiado el piso, el cual tenía jugo. Los policías la increpan por haber limpiado la escena. Virginia no entendía por qué.

En los minutos siguientes, los efectivos le preguntaban por su padre. Ella decía que no sabía, que generalmente se iba a caminar. Virginia empieza a preocuparse también por su papá.

Luego, Virginia entra a su casa y se sienta al lado de su madre y le toma la mano y a taparle las piernas. Allí uno de los policías le grita “¡No la toque!”, ella preguntó por qué. En ese momento dan la orden de esposarla, a lo que ella se resiste y entra en una crisis nerviosa. Finalmente la esposan e intentan calmarla.

19 horas: La llevan el Hospital Eva Perón de San Martín donde le realizaron pericias psiquiátricas y psicológicas las cuales “salieron bien”, constata Virginia a través de un informe policial.

La llevan a la comisaría, la hacen firmar un acta y queda absolutamente libre. Luego regresó a su hogar para hacerse cargo de la situación de su madre. Más tarde, por fin le cuentan que su padre se encontraba bien y que estaba muy preocupado por ella. Lo llevaron a lo de un vecino para que pase la noche.

Alrededor de las 4 de la mañana del martes 26 de enero, se llevan el cuerpo de la madre. Ella aguarda a que retiren el cuerpo y luego duerme. Su padre vuelve al hogar alrededor de las 7 de la mañana y ella le cuenta lo que sucedió.

Aclaración y mea culpa

Desde diarioefecto.com, aclaramos que nos manejamos con información suministrada por otro medio, por testimonios de vecinos y por audios e informes enviados a través de personal de seguridad. En los días posteriores solicitamos autopsia, informes y más, donde se constató que había averiguación por causales de muerte. El resultado de la autopsia no fue otorgada. Virginia nos mostró la autopsia la cual constata que falleció por un paro cardio respiratorio.

Días después, Virginia se contactó con nosotros. Llegamos a coordinar una entrevista, la cual concretamos. Virginia agradeció que dejemos contar su versión y nos dijo que sentía que los vecinos la miraban mal luego de la nota que fue replicada en varios medios. Le pedimos disculpas y nos pusimos a disposición.

Virginia tiene sus dos celulares secuestrados hace un mes en Fiscalía. Presentó escritos pero aún no se los devolvieron.

Virginia y su papá, quiere recordar a su madre con esta nota a un mes de su fallecimiento. Pidió que se cuente la buena relación que tenían entre ellas. Recuerda y se emociona cuando cuenta que pasaron unas lindas fiestas de fin de año. Se pone triste al recordar los últimos días de su mamá, tras la segunda etapa de quimioterapia. Sabe que tiene que ser fuerte para seguir adelante junto a su padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .