Quienes frecuentan redes sociales, han podido observar en las últimas semanas, una gran cantidad de “propuestas” por parte de personas que ofrecen dinero a otras a cambio de que estas últimas compren dólares oficiales con sus cuentas bancarias para luego transferírselos a los primeros. La operatoria es tan simple, como ilegal.

Los mensajes que envían quienes intentan seducir a compradores que luego incurrren en delitos sin saberlo.

A veces por simple comodidad, por conveniencia económica o por la insignificancia de la cifra, podemos caer en la tentación de realizar operaciones en moneda extranjera sin conocer, al menos, las consecuencias de las mismas desde el punto de vista legal.

Nos encontramos con que alguien quiere vender y otro quiere comprar, entonces, “¿Por qué no hacerlo? Lo simplificamos y ganamos ambos”. De ahí surgen respuestas como: “¿Qué me puede pasar por tan pocos dólares?” o “a mí nunca me pasó nada”. Estas respuestas son tan erradas como afirmar que “manejar enviando mensajes de WhatsApp es seguro porque yo nunca tuve ningún accidente”.

A raíz del Aislamiento social preventivo y obligatorio producto de la pandemia que azota al mundo, en nuestro país se han combinado una serie de factores que han llevado a que las operatorias de compraventa de dólares entre particulares se realicen con cierta facilidad que antes no se observaba.¿Cuáles son estos factores? Por un lado, las restricciones por parte del Banco Central para acceder a la compra de dólares oficiales, entre ellas, el cupo de 200 dólares mensuales y la flamante prohibición de acceder al mercado dólar con liquidación y dólar MEP por 90 días, para aquellos que hayan obtenido dólar oficial.

El otro factor importante es la gran cantidad de nuevas cuentas bancarias virtuales que se abrieron en los últimos meses. Esto se debió a que muchas personas no estaban bancarizadas anteriormente, y que para poder cobrar el Ingresos familiar de emergencia, otorgado por el Estado Nacional, la apertura de una cuenta bancaria pasó a ser un requisito ineludible. La simplicidad e inmediatez que ofrecen los nuevos bancos virtuales (como por ejemplo el cada vez más conocido Brubank) para crear y abrir una cuenta sin moverse de sus domicilios y de manera totalmente gratuita, promovió esta apertura masiva de nuevas cuentas bancarias, las que además permiten, con unos pocos “clicks”, comprar moneda extranjera.
Quienes frecuentan redes sociales, han podido observar en las últimas semanas, una gran cantidad de “propuestas” por parte de personas que ofrecen dinero a otras a cambio de que estas últimas compren dólares oficiales con sus cuentas bancarias para luego transferírselos a los primeros.
La operatoria es tan simple como ilegal. Claro, quienes prometen pagar estas “retribuciones” por el uso de cuentas ajenas, omiten en sus publicaciones aclarar cuáles son los riesgos y las consecuencias a los que quedan sujetos quienes ceden sus cuentas bancarias para esta maniobra.
“Si tenés cuenta bancaria (BRUBANK/REBANKING), pago $2000 por tu cupo de 200 dólares”
“Gana $1800 en solo 5 minutos con tu cuenta de Brubank”
Anuncios de este tipo son los que vemos día tras día en redes sociales como Facebook, o en mensajes en WhatsApp.
¿Quiénes ofrecen estas operatorias y por qué?
La respuesta es sencilla, estamos hablando, simplemente, de personas cuya capacidad de ahorro es superior a las de aquellas a las que se les ofrece pagarles por su cupo mensual de compra de dólares oficial. Como es de conocimiento público, el BCRA solo autoriza a cada individuo a acceder a la compra de moneada extranjera con un límite de 200 dólares mensuales, por lo cual, aquellas personas que quieran comprar un monto por arriba del cupo permitido, deben acceder al mercado ilegal (dólar blue).
¿En qué consiste la operación que se propone en las redes?
Juan ofrece a Marcos pagarle $2000 si este último compra 200 dólares con su cuenta bancaria. Marcos accede, entonces, Juan transfiere a la cuenta de Marcos la cantidad de pesos suficientes para que éste compre 200 dólares. Una vez que Marcos compra los 200 dólares, los transfiere a la cuenta de Juan y este como “retribución” le paga los $2000 pactados.
En principio, parecería un negocio redondo para Marcos. Sin gastar un solo centavo, éste se hizo en poco menos de 10 minutos, de $2000, ya que fue Juan quien le facilitó los fondos para comprar los dólares para que luego se le sean transferidos a su cuenta.
Pero entonces…¿Cuál sería el problema con esto? Bueno, si se analiza por unos instantes se puede advertir fácilmente que nos encontramos frente a una compraventa de dólares entre particulares, sin intervención de ninguna entidad financiera de por medio -una suerte de dólar blue virtual. No nos equivoquemos, que se utilice una cuenta bancaria para realizar la compra de dólares y luego transferirlo, no significa que la operatoria de compraventa se haga con el banco como intermediario sino solo que se usa a este como soporte para la transferencia.
Para que quede claro: Marcos compra los dólares de manera “legal”, o sea a traves de una entidad autorizada para tal fin (el banco) pero con una irregularidad importante, no lo hace con su dinero, sino con uno perteneciente a un tercero (Juan). La segunda irregularidad, y la que cae de lleno en una ilegalidad es la trasferencia que Marcos realiza de estos 200 dólares a la cuenta de Juan. Esto es nada más ni nada menos que la exteriorización de la operatoria de compraventa de dólar blue (con la particularidad de ser virtual).
¿Cuál sería la ganancia de Juan? Bueno, este sujeto compró 200 dólares a un precio solo un poco por encima del oficial (solo $10 más por cada dólar), pero por debajo de lo que pagaría comprándolo en una cueva o a un arbolito. Luego este sujeto, puede extraer los dólares de su banco para después revendérselos a un tercero al valor de mercado blue (al que vemos todos los días en las placas de los noticieros, al día de hoy hablamos de $130), haciéndose así de una ganancia considerable. Esto en la jerga se conoce como “Dólar Puré”, en este caso lo novedoso es que se realiza con modalidad virtual.
¿Y la ganancia paras Marcos? En principio $2000. Claro, en tanto y en cuanto tenga la suerte de no ser detectado por el BCRA ya que de serlo, será pasible de que se le aplique, nada más ni nada menos que la LEY PENAL CAMBAIRIA.
En primer lugar hay que considerar el art 1 de la ley 18924 (ley de Entidades Cambiarias), que dice que “ninguna persona podrá dedicarse al comercio de compra y venta de monedas y billetes extranjeros, transferencias u operaciones análogas en divisas extranjeras, sin la previa autorización del Banco Central de la República Argentina para actuar como Casa de Cambio, Agencias de Cambio u Oficina de Cambio”. La ley es clara; esta establece que únicamente determinados sujetos, bajo supervisión del BCRA, pueden comprar y vender moneda extranjera.
La Ley 19359, esta es la Ley Penal Cambiaria, en su artículo 1 inc. a) y b) expone que “serán reprimidas con las sanciones que se establecen en esta ley: toda negociación de cambio que se realice sin la intervención de institución autorizada para efectuar dichas operaciones”.
Sin ninguna duda, ninguna persona, aunque sea particular y de manera no habitual, podría realizar compraventa de moneda extranjera sin intervención de casa de cambio u oficina de cambio sin hacerse acreedor de las penas establecida en la ley 19359.
Las penas son, según el artículo 2 de la citada ley:
a) Multa de hasta 10 veces el monto de la operación en infracción, la primera vez.
b) Prisión de 1 a 4 años en el caso de primera reincidencia o una multa de 3 a 10 veces el monto de la operacion.
c) Prisión de 1 a 8 años en el caso de segunda reincidencia
d) En todos los supuestos anteriores podrá aplicarse conjuntamente suspensión de hasta 10 años o la cancelación de la autorización para operar o intermediar en cambios.

En pocas palabras, la compraventa de monedas extranjera no puede realizarse directamente entre particulares, situación que se estaría verificando en las operaciones que se ofrecen en las mencionadas redes sociales. Es totalmente legal comprar dólares con fondos propios mediante cuentas bancarias propias. Lo ilegal es transferirlos a las cuenta de un tercero a cambio de dinero. Ya que lo que se está encubriendo (aunque se realice o no de buena fe) es una venta de dólares entre particulares. Como ya mencionamos anteriormente, esto solo puede ser efectuado por las entidades autorizadas por el BCRA.
Una aclaración importante: los bancos que advierten estas operaciones en las cuentas de sus clientes, en principio y como medida precautoria, proceden a la suspensión de estas. Luego el BCRA se encarga de verificar el incumplimiento o no de las normativas. Este proceso de suspensión, puede demorar un tiempo considerable, en el cual el titular no podría por ejemplo cobrar el IFE ni cualquier otro dinero que correspondiera, ni realizar pagos ni cancelaciones.

Luciano Valverde Salinas Tec. Universitario en Contabilidad (UNLu).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .