Es cierto que, si partimos de la concepción ortodoxa de que “la inflación es en todo momento y en todo lugar un fenómeno monetario”, intentar controlar los precios no es más que atacar los síntomas y no la enfermedad. No obstante, la reciente gestión del anterior gobierno ha demostrado, que intentar combatir la inflación mediante una política de reducción de emisión de dinero (más precisamente emisión cero) no tiene otro desenlace que el fracaso. Y los datos son inobjetables, el aumento de precios en 2019 terminó siendo el mayor de las últimas décadas.

Es que esa concepción ortodoxa se basa en los supuestos de “mercados competitivos”, donde los precios que son fijados en el “libre juego entre oferta y demanda” son aquellos que garantizan las mejores condiciones para los consumidores y para los vendedores de los bienes. Dicho de otra manera, los precios de libre mercado serían, según estos economistas ortodoxos, aquellos que garantizan la mayor cantidad de productos ofrecidos al menor precio.

Ahora bien, si tomamos como verdadera esta premisa, la intervención del Estado intentando fijar precios por debajo de los del mercado, no tendría otro efecto, que el que los oferentes retiren del mercado sus productos, produciendo faltantes de bienes, con su consecuente suba de precios y no una baja de los mismos.

Esta conclusión que parecería racional y lógica, no es más que una teoría cuya aplicación en la realidad es simplemente inservible. La razón se encuentra en que, este supuesto de “libre mercado” es una mera fantasía.

En la realidad, existen mercados oligopólicos, los cuales funcionan de manera totalmente diferente al de los supuestos planteados por la ortodoxia. En los mercados oligopólicos, las empresas líderes fijan un precio de referencia que les asegura una ganancia oligopólica, y las demás empresas fijan sus precios de acuerdo a esa referencia.

Es por eso que en este contexto, la importancia de la intervención del Estado con programas como el de “Precios Cuidados” no puede exagerarse. Es que este tipo de programa lo que busca es quitarle a las firmas líderes la capacidad de fijar precios de referencia, y es el mismo Estado quien pasa a tener este poder. De esta manera se abaratan los productos de primera necesidad.
Precios Cuidados no es entonces en realidad una política contra la inflación (como intentan posicionarla estos economistas paladines del libre mercado, para luego atacarla con sus teorías), sino una de “fijación de precios de referencia”.

El Estado entonces, tiene el objetivo de fijar esos precios de referencia por debajo de los oligopólicos impuestos por las firmas. Como estos últimos se encontraban fijados muy por encima de los costos de producción, su reducción no implica que las firmas dejen de tener rentabilidad. Por lo cual, no hay razón para que exista un faltante de mercaderías en las góndolas, salvo claro está, que alguna firma “decida boicotear” una política que en rigor, les resta poder.

No obstante, aún en este supuesto, dado que los “Precios Cuidados” son rentables, las firmas que decidan reducir su oferta de productos, no hacen más que correr el riesgo de que otro competidor, que sí decida ofrecer esos bienes, termine ocupando el lugar abandonado por la firma líder.
Sobre todo, en estos últimos días, con implementación de la flamante “tarjeta AlimentAr” se espera un aumento del consumo de productos alimenticios, por lo cual, no sería muy acertado decidir vaciar las góndolas, a menos que “vender” no sea lo más interesante para estas firmas, sino que su interés se ubique en perjudicar a los consumidores, golpear al gobierno, y esperar que llegue algún “amigo” a ofrecerle condiciones de mercado donde sean ellos quien impongan las reglas.

En este orden de ideas, es oportuno recordar una frase del expresidente Juan Domingo Perón “la economía no es ni ha sido nunca libre: o se la dirige y controla por el Estado en beneficio del Pueblo, o la manejan los grandes monopolios en perjuicio de la Nación”.

*Por Luciano Valverde Salinas, Tecnico Universitario en Contabilidad (Unlu)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .